PÁJARO DE CHINA

jueves, 12 de noviembre de 2009

MALDICIÓN ETERNA A GIUSEPPE VILLELA

Grandes Exitos Lombrosianos

"En realidad, para los criminales natos adultos no hay muchos remedios:
es necesario o bien secuestrarlos para siempre,
en los casos de los incorregibles, o suprimirlos,
cuando su incorregibilidad los torna demasiado peligrosos"
(Lombroso, Cesare. "Le più recenti scoperte ed applicazioni
della psichiatria ed antropologia criminale",
Ed. Fratelli Bocca, Torino 1893, Cap. XIV, pág. 314).


Una jornada epifánica de 1872, el médico y criminólogo Cesare Lombroso se inclinó sobre el cadáver del ladrón ajusticiado Giuseppe Villela y tembló de alegría. El cráneo de Villela exhibía una suerte de fosa en la base, que lo hermanaba con el de ciertos monos, pájaros y roedores. Giuseppe estaba más cerca de las bestias que de los hombres hechos y derechos de la escala darwinista.

Con ese cráneo como trofeo, Lombroso se lanzó a repertoriar los rasgos físicos típicos del "hombre delincuente", que nace biológicamente condenado a delinquir y no tiene remedio: nariz afilada, orejas en asa y cejas frondosas, entre otros detalles fenotípicos atávicamente conjugados para delinear el pasaporte directo a la prisión. El arquetipo nacional bien podría ser Cayetano Santos Godino, el "petiso orejudo" pirómano y asesino de niños, consagrado como ícono fundacional de la historia del crimen argentino.

Con la estética desviada de Lombroso, el delito de "portación de cara" sacaba carnet de insumo primario para todos los regímenes totalitarios que serán y han sido. Porque es mucho más fácil desconfiar de una cara que de las palabras.

En un país que exterminó a sus negros y a sus indios, no sorprende que el sospechoso habitual sea el "cabecita negra" que con el advenimiento del peronismo mojó sus patas sedientas en las fuentes de la Plaza de Mayo. Integra la clientela fija del penal y le dan el protagónico solo en los programas televisivos donde morbosamente se pesquisan las "calles salvajes" y se despliega el pintoresquismo de la tumba carcelaria, o en el supuesto estado general de inseguridad que crispa hasta a las estrellas televisivas.

No es azaroso que nuestras "divas" nacionales sean fascistas consumadas explícitamente enamoradas de la "mano dura". Esperpentos decadentes que jamás movieron sus culos para convocar a una movilización contra el hambre, pero no dudan en promover la marcha con velitas porque "nos están matando a todos" (el pánico siempre rinde).

La ciudad es un "caos" porque los trabajadores en huelga cortan las calles. Los medios de comunicación cuyos dueños sangran por la herida de la Ley de Medios bajan línea a sus lacayos de turno, para que nos taladren el cerebro anunciándonos que somos "rehenes" de los huelguistas, cuando los auténticos rehenes de un sistema perverso son  los pobres de segunda o tercera generación que muerden el polvo y cuya vida no vale nada, excepto a la hora del voto.

En la era de los tributos, el gobernador de la Pcia. de Buenos Aires elabora un proyecto de ley contravencional que, para regocijo de los huesos expectantes de Lombroso, resucitaría los viejos y aberrantes edictos policiales, mandando a la comisaría a los responsables de conductas (ay ...) "pre-delictivas": vagabundos, ebrios, sujetos "con la cabeza tapada" o "portadores de palos" en las manifestaciones y, naturalmente, "merodeadores". Ya sabemos quiénes marcharán esposados, etiquetados bajo ese difuso rótulo: los "negros" sospechosos de siempre.

El jefe de gobierno de la ciudad (que contrata espías para pinchar hasta los teléfonos de su propio clan) afirma que "para cortar las calles hay que pedir permiso". Podría incluir, en su plan de obras públicas, caniles para manifestar. Así los huelguistas no molestarían y pasarían desapercibidos (y que me expliquen entonces cuál es el sentido de la medida de fuerza sino jaquear el "orden" urbano establecido, para ser escuchado).

Hasta la Constitución Nacional (pieza fundamental del derecho burgués) permite al ciudadano "peticionar" ante las autoridades. Pero para los editorialistas de esa cloaca incesante denominada prensa local, convertida en una mezcla vergonzante de crónica policial, deportiva y mediática, el piquetero incurre en "delito de sedición".

Mientras los niños pobres que nunca pisaron la capital lloriquean en vivo y en directo en aras del rating televisivo, al son de pianitos melosos y evocaciones denigrantes a la "solidaridad", y las estrellas del circo vernáculo se rasgan las vestiduras ante el supuesto canibalismo callejero, nadie habla de lo que realmente importa: la redistribución de la torta, cuya porción se defiende con uñas, dientes y, si a los tanques no se les hubiera pasado el cuarto de hora, también golpes militares, a no dudarlo.

El indigente, con el cerebro pegoteado por el consumo de paco, es el enemigo público número uno. Yo más bien le pondría nombres concretos a ese enemigo, para identificarlo, cercarlo y no darle tregua.

Los primeros que se me ocurren son los de los periodistas infames, que opinan sin investigar y afirman sobre la base del axioma. Luis Majul, con un timing digno del oportunismo más barato en un clima enrarecido de clara vocación destituyente, acaba de sacar al mercado su opúsculo El Dueño, en el que se dedica a azotar a Néstor Kirchner a lo largo de 500 páginas. En tamaño mamotreto, solo 7 páginas y media citan las fuentes de la supuesta "investigación", consistentes en noticias aparecidas en diarios y revistas, "relatos" de personajes opositores y denuncias judiciales que se cuentan con los dedos de una mano, cuyo contenido ni siquiera es analizado.

La revista Noticias nos honra con su pestilente biblioteca, cuyo primer volumen es el compendio de opiniones vertidas en estos últimos años por Joaquín Morales Solá. Los dichos de la peluquera del barrio tienen la misma entidad discursiva o incluso la superan.

No existe relevamiento de expedientes judiciales, notas a pie de página ni rigor periodístico de especie alguna. No les vendría nada mal a estos muchachos un cursillo en la redacción de Le Monde Diplomatique, de donde presumo los echarían a escobazos.

Lo mismo aplica a todos y cada uno de los integrantes de partidos opositores con exposición pública.

Y nadie desconfía de las palabras salidas de esas bocas ramplonas ni emitidas por la revulsiva Radio 10 y kermesses afines. Nadie investiga, porque investigar es tedioso y sin investigar igualmente se embolsa fácil.

Sería una bocanada de oxígeno que los integrantes de Carta Abierta y la "intelectualidad" progresista también investigaran y fundamentaran sus opiniones, con relevamiento de campo, estadísticas y datos específicos (como nos enseñaron en la universidad). Porque arremangarse y estudiar a fondo cada una de las medidas de gobierno es la única manera de no oficiar de contra-opinólogos y taparles la boca mugrienta a los que, aun a principios del S. XXI, siguen maldiciendo a los eternos Giuseppe Villela de este mundo.

15 comentarios:

  1. Un post ardiente, tu literatura es brillante, brillante, pero esto me puso la piel de gallina. Me encantaría darle una pequeña difusión a esto, no se, entre mis amigos, en algún periódico. Las palabras son como piedras o como lluvia de fuego.
    Impresionante, los escalofríos me duran, una hora después de haberlo leído. Toda la furia.

    ResponderEliminar
  2. En sintonía con algunas cosas que le decía al amigo De Vierde apoyo absolutamente que la "INTELECTUALIDAD" en la que nos sentimos más representados afilara sus fundamentos para no oficiar de contraopinólogos de los Majules y Morales Solaes. Porque tanta obviedad acaba por derrumbarnos y parece que los golpes bajos en los medios no van a cesar porque entre otras cosas, les rinde mucho más esta campaña proseguridad comandada por las estrellas de la tv que confiarles lo mismo a la endeble oposición comandada por Carrió, Iglesias, Morales y los chicos Pro.
    Y prepárense para ver al Cleto en la placita que se viene convocada por Su y la Chiqui. No se la va a perder. Renuncie HDP!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ...y la iglesia, siempre tan macanuda.

    Muy buen post, como diría Barone: no hay nada que agregar, está clarito como el agua.

    La boca se les tapará sola, con su propia cacona, que son sus palabras.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. El axioma lombrosiano habría que revisrlo. Quizá el cráneo bestial de Giuseppe se aplique al ladrón en sus formas más amables: Su, Marce, Mirtha, Majul, Edi Zunino- que tambien está de estreno con "Patria y Medios"-, Mauricio, que mandó balear a su cuñado grasa, nuestras vecinas caceroleras.

    Carta Abierta debería incorporar una de neurología y traumatología forense para ver cráneos. Con rulitos o extensiones, sabrán expedirse.

    Genial entrada, Pajarraca. Estás super carroñera y me encanta.

    ResponderEliminar
  5. partisanaedith@gmail.com13 de noviembre de 2009, 11:27

    belleza, rabia, estupor y temblores.
    ¿No entiendo todo, pero creo que siempre en cualquier lugar, es tan parecido que termina por ser lo mismo.
    Tendría que escribir como tú, y n sé hacerlo, tendría que hablarte de cosas que aquí pasan y perece que no pasa nada.
    respira, aletea, y pósate en las Vegas, juega una mano. !no vá más!
    abrazo

    ResponderEliminar
  6. La teoría Lombrosiana, uno de mis temas favoritos.
    Como se le cayó con los Gacy, Dahmer y Bundy. Ahora, Charlie Manson, que no mató a nadie, sí entraría en sus parámetros.
    Pásese por mi blog que estuve citándola.
    Beijos

    ResponderEliminar
  7. En serio te imaginás al salame de Majul haciendo un cursillo en Le Monde Diplomatique??

    ResponderEliminar
  8. Monumental.
    Doña Rosa debería leer cosas así cada tanto en lugar de regalar, emocionada, juguetitos en un sol para los niños postergados..y al otro dia pedir, indignada, la imputabilidad de los menores -si son menores de 8 mejor-.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Escribes como un águila que ve desde lo alto.
    Luego planea, observa, se lanza.
    ¡Qué bien lo haces!
    Se aprende contigo, gracias.
    Montón de besos

    ResponderEliminar
  10. Creo que el tema pasa porque a nadie le importa un pito cómo se argumenta (ni que se argumente). Nos invado lo "obvio" La palabra "obvio" está presente en cualquier conversación que escuchas en la calle, en el bondi, en el chino de la vuelta....alguien pregunta: llevo vino? "Obvio" le responden. No funcionan los subtes? Obvio... Obvio qué? La diferencia entre los tiempos obviamente violentos que vivimos y la de Lombroso, es que el tipo trataba de pensar, de generar algún conocimiento, de argumentar una ciencia frenológica (atroz, violenta, fetichizante,discriminatoria, y mucho más) pero ubiquémonos en ese contexto, y era "obvio" (je) el intento lombrosiano. Lo patético es que 150 años después, se siga utilizando esos cliches (totalmente refutados por la ciencia posterior) para seguir estigmatizando y criminalizando. Y eso que la Su y el Marce no se le animan (todavía) a la cuestión genética!

    ResponderEliminar
  11. Claro, contundente y aplicable, ni lo dudes, a mi propia realidad cotidiana y colindante. Desde la caracterización de lo patológico, hasta el entorno facha defendido con esa pasmosa tranquilidad, pasando por el espectáculo televisivo denigrante y sin embargo cargado de tintas severas.
    Muchos días, si no fuera porque reconozco afines en algunos sitios y en mis amigos, decidiría ponerme triste para un par de meses. Eso ocurre cuando pienso que, como especie, no tenemos remedio. Y me falta entonces ese voluntarismo político y revolucionario. Porque la misantropía es también una opción tan lúcida...

    ResponderEliminar
  12. El doctor no estaba tan lejos del buen camino.
    Imaginemos un Semblanteador Universal Lombrosiano, práctico adminículo fruto de décadas de investigación de la Fundación Cesare L.
    Con sólo un rápido escaneado del sujeto sabríamos a ciencia cierta si estamos ante un hijo de puta; el amor de nuestra vida; un bebé al que conviene eliminar ahora pues luego será tarde; o un amigo de esos a los que le confiaríamos nuestra vida.
    Algunos románticos trasnochados dirán que una vida sin incertidumbres y misterios no merece ser vivida. Allá ellos.
    Yo, en cuanto pueda, me lo compro.
    El otro día me ofrecieron uno, pero no me gustó la cara del tipo que lo vendía.

    ResponderEliminar
  13. Desde las dificultades técnicas y las complicaciones víricas, te mando un beso gigante porque consigues sacar mi furia aunque pensara que no quedaba ni gota de energía en mi cuerpo. Como dice mi querido Ramon, cuanto dices -no conozco los casos- se aplica a nuestra realidad diaria. Y una ya no entiende nada cuando siguen avanzando posiciones el viejo espíritu que creía ya largamente superado. Da terror. Me sumerjo a tomar más energías de nuevo, pero te mando un beso gigante nada contagioso!

    ResponderEliminar
  14. En todas partes se cuecen habas... El actual presidente francés ha defendido esta teoría del ser nacido para delinquir y quería que en las escuelas se detectara a los futuros delincuentes, imagino que para darles algún trato especial... No conocía la expresión del "delito de portación de cara" que en francés se dice "de sale gueule" (lo que podría traducirse por jeta sucia o mala jeta) o más políticamente correcto, 'delit de faciès'. En todas partes igual. Mundo nuestro!

    ResponderEliminar