PÁJARO DE CHINA

sábado, 24 de octubre de 2009

¿POR QUÉ SON ASÍ LAS RAYAS DE ESTAS CEBRAS?


¿Por qué son así
las rayas de estas cebras?
Fui y revisé tu manual
de zoología.

¿Por qué es así
la rama de este árbol?
Fui y revisé tu manual
de botánica.

¿Por qué es así
la curva de tu índice?
Fui y revisé tu manual
de anatomía.

Y no había nada,
nada en los manuales
que pudiera darme
una respuesta.

Había cebras, árboles y dedos.

Ni rastros de estas rayas,
de esta rama,
de tu índice
que acaricia las páginas
de los manuales.

En los manuales hay historias
que ordenan el mundo.

El mundo es inmenso, inmenso.

A las cosas del mundo
solo pueden mirarlas
tus ojos.

24 comentarios:

  1. Que precioso, Mariel. Este si que es tan chiquito y hermoso.
    El año pasado estuve trabajando en un texto de Saer el tema de la verdad y el rol de la percepción.
    Si hubiese recitado este poema el profesor me hubiese puesto 10, y no 9 como hizo finalmente.
    Pero la imposibilidad de acceder a "ciertas verdades" a través de los libros es algo tan humano. Y claro, el poder de "tus ojos" o de "tu intuición".
    Me encantó y además, me encantaría llevármelo. Es muy bello. Pstttttttt, basta de lisonjas. Un beso a rayas.

    ResponderEliminar
  2. pues a las cosas del mundo no se las puede ordenar en un manual...

    ResponderEliminar
  3. Por qué preguntamos ¿qué piensas?.Solo mira, admira,disfruta, siente...no preguntes, déjate ir.
    Y tira de la soga, que mientras tu escribías, yo también.

    ResponderEliminar
  4. Rompamos el eje del conocimiento y desventremos las enciclopedias. Mirar así, desde la renuncia a toda cognición, más allá de toda hermenéutica o epistemología, desde los ojos sin lastre. Atrincherarse en el ahora y no saber nada. Después de la anemia y el conocimiento codificado: el salto, y tras el salto, tal vez, el mundo. Sin juicio que atenúe su impacto.

    Buenísimo

    ResponderEliminar
  5. Querida China Bird:

    ..."La reflexión nos mantiene encerrados en nuestro pozo personal, tras de nuestra piel, con sólo ojos como lejanas aberturas a través de las cuales examinamos al mundo"...
    .-Crónicas del pájaro que da cuerda al mundo.-
    H. Murakami

    Recordé ese párrafo que había subrayado cuando leí tu bello poema. Muy hermoso y lejanamente triste.

    Tanta seriedad (aprovécheme que no es muy frecuente) proviene de mi enorme desasón al enterarme de que ya firmó el DT alemán por un palo verde :P ¡XD!
    Muy fina y delicada estuviste al decirme que somos altos loser con glam, yo lo definiría de manera un poco más guarra, al estilo Diegote, pero no encuentro la manera de traducirlo para que no quede tan mal en esta página, estoy tan quienchi que no puedo pensar con serenidad, sólo me salen exabruptos irreproducibles relacionados con las diferentes variables del acto sexual y/o sus órganos intervinientes, como así tambien los genitales externos de la madre y hermana del Sr.Molina y demás secuaces.
    ¡ahí está!¿se entiende? ajjj.

    Modo Luis Eugenio normal:
    ¿Así que la Melinita anda con Hassman?, miralo vos al pibe, alto winner resultó ser. Me pongo de pie y aplaudo.
    En fin, creo que el gremio de las boti dificilmente se acerque a un player académico y menos aún a un hincha. ¡Qué loser, por Dios, qué losers importantes que somos!Perdemos partidos, nos vamos derechito para la B y encima no ganamos una minita entrable ni por casualidad. ¡Ay Dios, que vida de merd!
    Seguiré participando.

    Me ha hecho reir mucho con sus comparaciones cabeza-culo, Little Bird, realmente muy, muy graciosas. Pero yo soy un inocente y sólo proponía llevar a Meli al Dark Room para leerle los textos de Susan Sontang e introducirla, empaparla y apoyarla en el tema.
    No hay que olvidar que el valor del chamuyo a veces suple algunas carencias.¿O no?
    Un abrazo y un beso

    ResponderEliminar
  6. Y las cosas (es decir, la realidad) depende siempre tanto de la perspectiva... Esa es la historia del arte y del pensamiento contemporáneo (es decir, justo antes de llegar a lo postcontemporáneo): una mera cuestión de perspectiva. Besitos...

    ResponderEliminar
  7. Precioso encadenado que nos lleva de un lado a otro, sólo para darnos cuenta de lo pequeños que somos y lo poco que sabemos.
    Al menos nos hacemos preguntas...

    Muaks muaks!

    ResponderEliminar
  8. La zebra de Madagascar no sabía si era negra con rallas blancas o blanca con rayas negras.

    Lo de las rallas lo he escrito a proposito, porque que más da mientras se entienda. El conocimiento muchas veces es innecesario, pero la mirada siempre es imprecindible.

    Un abrazo Mariel

    ResponderEliminar
  9. A lo Bouvard y Pecouchet este poema.
    Buscando y buscando a través de los manuales de las distintas ciencias, hasta que Flaubert los dejó triste, solitarios, y sin final.

    ResponderEliminar
  10. Muy lindo, coincido cin virgi en que nos lleva a darnos cuenta de lo poco que sabemos y pequeños que somos. Besos ignorantes.

    ResponderEliminar
  11. No se pueden bailar las líneas de las manos, ni soplarlas para que desaparezcan. Las rayas de las zebras son rayas sin uniformidad, uniformes sin embargo en el sentido de su existencia.
    No se pueden escribir las líneas de cada dedo, que forman una identidad única y desapercibida. No pueda enfrascar un olor, ni un pestañeo. Puedo observar y retener en lo aprticular esa unicidad.
    Me encantan estas palabras tuyas, únicas para mí, de las rayas inconfundibles de tus dedos-zebra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre he sido muy amiga de cierto desorden, Mariel, de cierto caos en el que encontrar mi propia calma, mi propio (otro)orden. El mundo es tan inmenso, inmenso, que sólo mirar es ya una aventura, saber hacerlo, muy complicado, y catalogarlo, tarea de chinos. Cuando hay porqués sin respuesta, supongo que sólo nos queda la imaginación. Y ésta también es tan inmensa, inmensa, y tan alborotada...

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  13. Muy lindo poema por la profundidad que alcanza a través de su sencillez. A mí me gustan mucho las enciclopedias, pero es verdad que no es fácil ver en ellas por venir siempre después y sin duda son más lindas aquellas que llevamos en los ojos o las que a veces encontramos en la mirada de alguien muy humilde que parece contener toda la sabiduría sin nunca haber leído. (este es de esos poemas con que alimento un archivo de mi compu)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Precioso. Todo lo que no esté en los manuales es lo que hace el mundo y sus seres fascinantes.
    (qué hermosos son estos animales, por favor!)

    ResponderEliminar
  15. Treparse a una alta pila de manuales y desde allí otear ese inmenso, inmenso mundo con los ojos del recién nacido.
    Hermoso, LW.

    ResponderEliminar
  16. ¿cuántas veces he visto cebras?, ¿cuántas, árboles?, ¿y dedos índice?...

    tengo una cebra, un árbol y un dedo en el ojo. no me pica, no me rasco. los sostengo. me sostienen. no es el orden humano, es la naturaleza...

    no diré que es un hermoso poema porque lo es...

    tanto (por eso) como la cebra, el árbol, el dedo...

    me bajo. salto afuera de mi propio comentario. no es comentar lo que nos ocupa. es otra cosa que explicarla sería absurdo.

    una suerte de mirada conjunta. declinar verbos. jugar a eso, serios y sonrientes...

    besos,
    ò.

    ResponderEliminar
  17. Algunas rayas, algunos dedos, algunas ramas sólo pueden soñarse. En esos casos, los manuales, sólo pueden salvar probrecillas mesas cojas.

    ResponderEliminar
  18. Hermoso Mariel y tan verdadero como las cebras, las ramas, los índices y las caricias.
    Desde que tengo a mi pequeña Rochi redescubro a diario con ella lo inmenso que es el mundo. Deberíamos aprender de los niños que desechan nuestras ganas de ordenarlo todo y van por él sin manuales.
    "A las cosas del mundo sólo pueden mirarlas tus ojos", de niños lo sabemos. Cuando dejamos de tenerlo claro?

    ResponderEliminar
  19. "en los manuales hay historias qur ordenan el mundo" y tambien hay procedimientos, y explicaiones cientificias sobre generalidades...por eso como dicen ahi, lo bueno es lo que escapa a los manuales, las rayas de las cebras que son distintas en cada una, las ramas de los arboles que son todas diferentes y la curva de su dedo índice que no es igual a la de ningun otro indice....es como el principito que dijo: “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”
    En un mundo tan grande y llenito de cosas y gente..lo mas constante es lo heterogeneo.
    Besos y felicitaciones una vez mas por tanta belleza expuesta.

    ResponderEliminar
  20. Y, como decía Pavese...

    ...Verrà la morte e avrà i tuoi occhi
    questa morte che ci accompagna
    dal mattino alla sera, insonne,
    sorda, come un vecchio rimorso
    o un vizio assurdo.

    ...Un abrazo...

    ResponderEliminar
  21. ¿Pájaro cómo puedo hacerte llegar un libro con una amiga que va a Buenos Aires?, quizás podemos llegar a ese texto escrito, que me haría muy feliz.
    En los manuales no se encuentra nada, de lo que de verdad importa.
    Y tú lo sabes, qué bello el poema.

    ResponderEliminar
  22. Claro, Mariel, ir a la verdad de las cosas, a la que no admite órdenes, manuales ni descripciones minuciosas. Ver si no, cómo ordenarse a sí mismo, y fracasar con alegría. Ver un solo día cómo ve un niño -decía mujerdeole y yo aplaudo- y olvidar los manuales en el apartado de cosas inútiles (salvo para prensar flores secas, para izar mesas cojas...).

    Es bello y fascinante volar contigo.

    Un beso tan sin normas...

    ResponderEliminar